Noticias

 

Enkarterri ha sido la comarca más afectada en Bizkaia por la huelga de trabajadores subcontratados de Movistar que ha dejado sin servicio de telefonía fija e Internet a miles de usuarios durante más de dos meses. El barrio Zaramillo de Güeñes ha resultado el núcleo más castigado porque su única línea fija es la de Movistar.

Ante una situación así, lo que debería hacer Movistar es no cobrar a los usuarios afectados las tarifas fijas de telefonía e Internet correspondientes al periodo sin servicio. Si lo hace, los usuarios pueden (y deberían) reclamar la devolución de ese dinero. En caso de que Movistar no respondiera satisfactoriamente a esas reclamaciones, éstas se resolverían en la Junta Arbitral de Consumo de Euskadi, a la que está adherida dicha compañía.

El prolongado corte de suministro ha ocasionado también importantes molestias y perjuicios a muchos clientes de Movistar que podrían presentar demandas por daños y perjuicios: personas mayores que viven solas y cuyo sistema de teleasistencia (para situaciones de urgencia) no ha funcionado; estudiantes a distancia que no han podido seguir sus cursos ni hacer exámenes; negocios que no han podido realizar su actividad comercial (o sólo de forma muy limitada); personas que aseguran haber perdido su puesto de trabajo...

A quienes hayan sufrido perjuicios de este tipo o similares, EKA/OCUV les recomienda que acudan a nuestra asociación, a las OMIC o a Kontsumobide para evaluar la presentación de demandas por daños y perjuicios, en las que debe cuantificarse económicamente el daño y acreditarlo en la medida de lo posible.

Estas demandas no se tramitan por los cauces habituales de las reclamaciones de consumo, sino que deben presentarse en los tribunales de Justicia. El trámite es gratuito para solicitudes de indemnización de hasta 2.000 euros. A partir de esa cantidad, el demandante debe pagar abogado y procurador.