Noticias

 

Esta semana han dado comienzo las labores de reconstrucción de la cubierta de la piscina de Sodupe con la instalación de redes y andamios, para de seguido desmantelar la cubierta actual e iniciar la actuación principal. Todo ello, una vez el Ayuntamiento de Güeñes adjudicó las obras de reparación total de la cubierta de las piscinas interiores el pasado mes de septiembre.

En el momento del inicio de la obra, la reconstrucción total de la cubierta -
que según las previsiones no afectará al gimnasio-, tendrá un plazo de ejecución de once semanas. Lo que permitirá retomar todas las actividades y cursos relacionados con la natación para inicios de 2020.

La adjudicación se ha llevado a cabo en un segundo proceso de selección, al
quedar el primer concurso de adjudicación desierto por no entregar las empresas que se presentaron la documentación técnica necesaria. En esta segunda mesa de contratación, las empresas concurrentes aportaron toda la información requerida en el pliego de cláusulas que acredita su cualificación para poder ejecutar la obra.

Las labores de desmontado total de la cubierta de la piscina y su reconstrucción íntegra, al no ser susceptible de repararse parcialmente, establecen una inversión necesaria para llevarse a cabo de 259.000€.

Desde la aparición de los desperfectos en la cubierta de las piscinas municipales en el mes de septiembre de 2018, el Consistorio ha encargado la redacción de un informe pericial de la estructura en el que se establezca la realidad de la situación, para posteriormente encargar la redacción del proyecto de construcción.

Dicho informe pericial determinó que la cubierta en su estado actual no es susceptible de ser reparada parcialmente, siendo obligado su total desmontado y reconstrucción, ya que se observó la aparición de signos evidentes de riesgo de nuevos desprendimientos y aumento de las infiltraciones.

Se evidenció que los daños y signos de progreso de la degradación de la cubierta se extienden a lo largo de toda la superficie.

Los problemas detectados, superan las reparaciones necesarias previstas en el mes de septiembre de 2018 por el Ayuntamiento y cuyo coste corrían a cargo de los diseñadores de obra tal y como establece la sentencia del Juzgado de Primera Instancia, en el que los condenan a abonar la cantidad de 162.000€.

Por ello, el Ayuntamiento ha tenido que habilitar una partida presupuestaria
extraordinaria para poder ejecutar la obra.

El proyecto de renovación de la cobertura del edificio deberá tener presente las especiales condiciones del ambiente interno, las necesidades propias de correcto funcionamiento del sistema elegido y la facilidad de mantenimiento.