Noticias

 

Los fuertes vientos registrados durante estos últimos días causaron daños importantes en la base del tronco donde se apreciaron crecientes grietas en la parte que aún permanecía sana de la encina. Ante el riesgo evidente de caída fue necesario talarlo de forma urgente.

Desde el año 2008 se venía realizando un seguimiento de la encina de la Iglesia de San Vicente de Sodupe, con la finalidad de conseguir su adecuada progresión vegetativa.

Si bien en el aspecto vascular y de fronda se había conseguido un adecuado progreso, en el sistema radicular y en la zona de su tronco no ha sido posible obtener los resultados pretendidos, apareciendo en este último una serie de grietas que no ha sido posible corregir.

En estos años se ha recortado parte de su porte aéreo para descargar el árbol de tensiones sobre su tronco, pero lamentablemente las borrascas sucesivas de este otoño, Amelie y otras, con vientos de más de 150 km/h, han supuesto que las fracturas de la base del árbol aumenten considerablemente.

Hay que tener en cuenta que las encinas, al ser árboles perennifolios, conservan todas sus hojas durante el invierno, por lo que son más vulnerables a los efectos de las ráfagas de viento. La situación del árbol se tornó peligrosa con ocasión de los fuertes vientos de la noche del 19 al 20 de diciembre, determinando como única opción la corta del árbol para garantizar la seguridad de su entorno.