Noticias

 

Los Ayuntamientos de Güeñes y Zalla se han puesto estos últimos días en contacto con la plataforma Güeñes Bizia para proponerles una reunión en cualquiera de los dos consistorios y poder dar una salida a la huelga de hambre que está llevando uno de sus miembros. También han mostrado su disposición a poner en manos de personas expertas el informe técnico que la plataforma ha publicado en su web y a través de las redes sociales sobre la combustión de biomasa. En opinión de los alcaldes, “lo que no tiene sentido es que los alcaldes o concejales de los consistorios, que no tienen formación técnica para ello, participen en un debate sobre dichos informes”.

Ambos alcaldes han vuelto a manifestar que están dispuestos a recibir a la plataforma, pero no a establecer un debate público “científico” sobre la utilización de biomasa porque es una cuestión que supera a los municipios de Zalla y Güeñes; es una práctica que está extendida en los países más avanzados del mundo como alternativa a las fuentes tradicionales de energía y que está sujeto a normativas internacionales muy estrictas, que en el caso de Glefaran se cumplen.

En cualquier caso, y teniendo en cuenta que la salud y la tranquilidad de la ciudadanía es una prioridad de ambos consistorios, tal y como ya hiciera el Ayuntamiento de Güeñes en su día, el Ayuntamiento de Zalla ha vuelto a trasmitir a la plataforma que en los próximos días aprobará una partida presupuestaria de 100.000 euros, dentro de los presupuestos de 2020 y ampliable si fuera necesario, para llevar a cabo un estudio independiente y riguroso sobre la calidad del aire en el municipio. Este estudio, “permitirá aclarar cuál es la situación actual” y “cerrar cualquier duda sobre este tema”; y, en caso de detectarse cualquier anomalía, permitirá también adoptar las medidas pertinentes, aportando “tranquilidad y seguridad a la ciudadanía”.