Noticias

Farola 

El ayuntamiento en pleno acordó el pasado mes de febrero, con los votos a favor de PNV y PSE y la abstención de Bildu, adherirse al Pacto de Alcaldes. Se trata del principal movimiento europeo en el que participan autoridades locales y regionales que han asumido el compromiso de mejorar la eficiencia energética y utilizar fuentes de energía renovable en sus territorios. 

Este pacto, respuesta contra el calentamiento de la Tierra y del que ya forman parte una treintena de ayuntamientos en Euskadi, pretende superar el objetivo de la Unión Europea de reducir en un 20% las emisiones de dióxido de carbono (CO2) antes de 2020.

Esta iniciativa de la Dirección General de Energía y Transporte de la Comisión Europea, pretende dar un paso más en los objetivos establecidos por la UE para 2020 reduciendo las emisiones de CO2 al menos un 20% como resultado de aumentar en un 20% la eficiencia energética y cubrir un 20% de la demanda energética con energías renovables. El objetivo es fomentar una serie de actuaciones que tienen el fin común de alcanzar el ahorro energético. Para ello inicialmente se analizará la situación energética del municipio de Güeñes para después, en base a los resultados, planificar una serie de actuaciones concretas en materia de eficiencia energética y de aprovechamiento de fuentes energéticas renovables. Estas acciones concretas se dirigirán a todos los sectores que consumen energía del municipio como edificios y alumbrado público y sectores como el residencial, servicios y primario, analizando las mejoras en materia de eficiencia energética, implementación de renovables y transporte eficiente. Este plan de acción deberá realizarse al cabo de un año de la firma del pacto y ponerse en práctica una vez entregado.

Las acciones descritas en el Plan de Acción  para la Energía Sostenible cubren, desde la concienciación ciudadana hasta el desarrollo de proyectos de rehabilitación energética de edificios, implantación de energías renovables y mejora del alumbrado público. Estos proyectos pueden optar a ayudas económicas de la Comisión Europea, por tanto, no sólo se actúa sobre la situación energética sino que también se revitaliza el mercado laboral creando puestos de trabajo.