Noticias

 

El Ayuntamiento de Güeñes aprobó ayer, durante el desarrollo del pleno municipal, la liquidación de la deuda con los fondos Udalkutxa de la Diputación Foral de Bizkaia que asciende a 448.594 euros.

Esta medida puesta en marcha, gracias a los votos a favor del PNV y PSE y el voto en contra de Bildu, va a permitir “desahogar la cuentas de los presupuestos de los próximos años ya que no se va a tener que meter como gasto estas devoluciones a Udalkutxa”, explicó Koldo Artaraz, alcalde de Güeñes, quien agradeció la responsabilidad de “los representantes del PSE al votar a favor”.

Para poder liquidar esta deuda, el Consistorio encartado va a utilizar el remanente de tesorería que dispone. “Ya hemos dado un destino al dinero que teníamos de remanente”, apostilla Artaraz.

Los fondos de Udalkutxa los destina la Diputación a los municipios vizcaínos en función de la previsión de recaudación. Es por ello que una vez concluido el ejercicio económico, se ajustan las cifras previstas a las reales y en caso de ser menor, dichas cantidades hay que devolverlas a las arcas forales. En el caso de Güeñes, se salda la deuda de los años 2009, 2011 y 2012 que asciende a 220.002, 81.809 y 146.782 euros respectivamente. “La cantidad del presente año es una preliquidación puesto que hasta que no se acabe el año no sabremos la cantidad exacta pero lo incluimos para saldar todas las deudas ya que esto supone una mejora importante en la ejecución de los presupuestos de los próximos ejercicios”, matiza Koldo Artaraz, quien valora esta medida puesta en práctica de “trascendente para las futuras cuentas municipales”.

Además de la liquidación de la deuda con Udalkutxa, el Consistorio también va a destinar 250.000 euros del remanente de tesorería a la adquisición de un pabellón del futuro polígono industrial de Arangoiti que está construyendo Spri y 65.240 euros para las ayudas de dependencia que se gestionan desde La Mancomunidad.